Exorcismo gay en el palacio de los sueños


Satán gay

El siguiente vídeo muestra el exorcismo de un supuesto demonio gay practicado a un adolescente de 16 años en la iglesia Manifested Glory, situada en el estado norteamericano de Connecticut. A partir del minuto cinco podemos oír al pastor exhortar al demonio homosexual a abandonar el cuerpo de su víctima mientras sacude la cabeza del joven y la estrella una y otra vez contra el suelo. Antes, el endemoniado ha sido cubierto con una sábana para evitar que el demonio homosexual infecte otros cuerpos.

“No tenemos nada contra los homosexuales, simplemente no estamos de acuerdo con su estido de vida”, ha declarado orgullosa Patricia McKinney, una de las sacerdotistas del templo, quien también ha denunciado la persecución a la que está siendo sometida (pobrecita).

La organización gay True Colors ha denunciado que este tipo de prácticas se están generalizando en algunas iglesias protestantes. Por su parte, Exodus, una ONG cristiana dedicada a la erradicación de la homosexualidad a través de la oración, aunque como conté hace unas semanas en mi último artículo para Libertad Digital también apoya que el Estado adopte políticas activas de la persecución de la homosexualidad en las escuelas, no apoya el exorcismo.

Vía AOL News.

El palacio de los sueñosHoy tenía pensando escribir sobre El palacio de los sueños, una de las mejores novelas que he leído en los últimos años, y de su autor, el premio Príncipe de Asturas de Humanidades, el albanés Ismail Kadaré. La historia trata de un país cuyo Gobierno obliga a los ciudadanos a escribir sus sueños y entregarlos al Estado. En caso de que los funcionarios detecten algún sueño peligroso o sospechoso, el culpable de tener fantasías revolucionarias debe someterse a una investigación y posterior tratamiento no muy distinto del que los algunos aguerridos defensores de los valores tradicionales realizan para defenderse de la “plaga gay”.  Además de ser una historia llena de belleza y de suspense que a buen seguró gustará a todos los aficionados al género detectivesco, El palacio de los sueños constituye una acerada crítica del totalitarismo, venga de donde venga, y una defensa del individuo frente al monstruo comunitarista.

Otras obras de Kadaré que he leído y que también me gustaron mucho son El viaje nupcial, una abigarrada fantasía costumbrista sobre el carácter híbrido de la nación albana, y Noviembre de una capital, crónica de los últimos momentos de la ocupación fascista de Tirana durante la Segunda Guerra Mundial. Sus protagonistas son unos partisanos que saben bien contra lo que luchan, aunque no se muestran demasiado optimistas a propósito de lo que probablemente vendrá después.

8 Respuestas a “Exorcismo gay en el palacio de los sueños

  1. No entiendo la insistencia de hacer ver la homosexualidad como algo normal, siendo que no lo es. Cuando se dice que se respeta la vida de cada quien pero no se está de acuerdo cómo la viven algunos, no significa que se es un fascista determinista tradicionalista. El Estado moderno ha reconocido -y ablandado- los “derechos” de los homosexuales: leyes de sociedades de convivencia y hasta matrimonios entre personas del mismo sexo… aunque esto termine contradiciendo los fines del Estado y produzca una descomunal amoralidad.

    • ¿Cuáles son esos fines del Estado contradichos por las personas que no se sienten atraídas por otras del sexo opuesto?

      • Es difícil hablar sobre el Estado con quienes preconizan pseudociencias como la sociobiología y toda inserción de las ciencias naturales-biológicas a las ciencias sociales. Pero a la vez se me hace paradójico, ya que tendrían que intuir que el principal fin de “Aquél” es la preservación de la especie, lo cual no se puede lograr haciendo ver lo anormal como normal.

      • Vamos, que un 5% de la población es una amenaza para la preservación de la especie. Me parto. Una cosa, por poder, todos podemos tener o engendrar hijos, incluso de forma natural. Incluso las lesbianas se pueden quedar embarazadas por causas que explican las ciencias naturales.

      • La preservación de la especie en el hombre no depende únicamente del factor biológico sino también moral, como valor que le da sentido a nuestras acciones. No digo que gays y lesbianas no puedan engendrar hijos, es un obvio que sí.
        A lo que voy es que la homosexualidad que enarbola el liberalismo se atribuye el derecho de gobernar y decidir, como el comunismo o socialismo se creen con el mismo derecho, e incluso de modificar el Derecho Constitucional, poniéndose como de primera importancia su reconocimiento -“que los poderes, como a quiénes les competen y cómo y qué tipo de Estado se construirá esperen”.
        Estas intenciones, para mí, le quitan la belleza al Derecho, y no se diga Constitucional.
        Ahora, dándole prioridad a esto, qué habrá de sano en un Estado-nación; así no distinguiría entre familia y sociedad de convivencia; nos sería semejante aquélla y ésta, pero su diferencia es notoria. Y la pregunta, ¿qué sucederá con las nuevas generaciones que nazcan con una moralidad confundida?

  2. Esparza debería consultar con el Padre Fortea (exorcista en activo) en su programa radiofónico, porque este método terapeútico promete.

  3. ¡Madre mía! Como encuentro cierto paralelismo entre Poltergeist (Tob Hooper, 1982) y este testimonio propongo sustituir aquel viejo grito de guerra de “Corre hacia la luz, Caroliiiiiiiiiine…” por el nuevo de “Right now, in the name of Jesus”.

    Unbelievable

  4. Pero que a estas alturas tengamos que ver cosas así.

    Cualquier día instauran la Inquisición.

    En fin, leeremos la novela.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s