Dobles raseros


El sábado 5 de septiembre el diario El Mundo publica una entrevista con el historiador negacionista David Irving. Por alguna extraña razón, los que claman al cielo cada vez que algún periódico de papel publica una viñeta antisemita ahora callan como zorras, -también lo hicieron cuando el viceministro de exteriores de Irán fue invitado a hablar en la Universidad CEU San Pablo el año pasado- mientras que otros, abonados a la propaganda antisemita disfrazada de crítica a Israel, se muestran indignados. Algunos de sus lectores no comprenden esa actitud y defienden a Irving afirmando que los judíos son unos asesinos.

Desde La Vanguardia, un medio que también publica viñetas antijudías -salvo La Razón, todos lo hacen- Pilar Rahola carga contra Pedro J. También lo hace Hermann Tertsch, colaborador de ABC, que si bien no llega a los extremos diarios, también ha puesto su granito de arena en la creación de ese mito según el cual Israel les hace a los palestinos lo mismo que los nazis les hicieron a los judíos. Las crónicas que durante años publicó Juan Cierco, ahora empleado en Moncloa,  son difíciles de olvidar.

El doble rasero es algo inevitable en cualquier profesión. Lo que ocurre es que en el asunto de Israel a veces se nota demasiado. La sinceridad de Rahola y Tertsch es innegable, así como la de otros, que llevan años educando a la población española sobre la realidad de Israel y esforzándose por acabar con los mitos antisemitas de siglos, reforzados durante el franquismo por una especie de conjura de necios formada por falangistas e izquierdistas. Los acuerdos de cooperación entre España y los palestinos, gracias a los cuales algunos españoles viajaron a Palestina y otros palestinos vinieron aquí en los años 60 y 70, hicieron mucho daño. También el abrazo de Adolfo Suárez a Arafat en 1979. Fue el primer alto mandatario europeo que lo hizo.

Sin embargo, también los hay que se valen de Israel como mera arma para criticar a la izquierda. En el fondo Israel les importa un bledo y sólo les interesa porque es útil contra el Islam y porque es uno de los pocos países democráticos en los que existen partidos teocráticos influyentes. Más allá de eso, son antisemitas hasta la médula y creen que los judíos mataron a Cristo, que hay que convertirlos y que algún día Palestina será cristiana. Es importante tener cuidado y saber distinguir entre unos, los sinceros que denuncian lo que pueden, y los oportunistas que usan este asunto como táctica para alcanzar unos objetivos que en poco se diferencian de los del llamado Islam político.

Ojo avizor.

chuecadilly@yahoo.es

2 Respuestas a “Dobles raseros

  1. A fin de cuentas no debemos olvidar que todo gira en torno a un círculo de intereses.

    Y ¿Por qué iban unos señores que nada tienen que ver con Israel y con ningún judío a defenderlos? ¿Solo por qué si?

    John W.

  2. Es que habría que distinguir entre derecha y anti-izquierda…

    Fonseca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s