Melina se hace pepera


Melina

Melina Ramírez, abogada peruana y esposa de Hernán Migoya, es una mujer discreta que piensa que para escándalos ya están los de su marido. Sin embargo, también ella está dispuesta a dar alguna campanada si le apetece. Tras adquirir la nacionalidad española, Melina recibió de su solicitud de afiliación al PP con avales incluidos. Fue durante la cena en casa de Leah Bonnín de la que hablé hace algún tiempo. A Hernán le hizo mucha gracia. La anfitriona, que pasa bastante de militancias partidistas, sonrió educada y creo que algo sorprendida. Yo me alegré porque desde hace tiempo conocía la vocación política de la chica. Así describe Melina aquel momento tan divertido e inolvidable en el blog Otras voces de la revista Letras Libres:

Un amigo maripepera (gay del PP) cuando se enteró que me dieron ya el DNI y pasaporte españoles decidió darme una sorpresa, organizó una cena con gente del PP, una diputada, un periodista de la COPE, una militante muy lista y guapa y una simpática pareja de judíos y allí me entregaron la hoja de afiliación con las firmas de dos miembros del PP obligatorias para afiliarse. Aún no he ido a entregar la hoja a la sede del barrio pero creo que lo haré en breve.

Sospecho que lo de maripepera va por mí. La verdad es que me gusta reservar ese calificativo para otros, porque yo me considero bastante mejor que eso, pero por lo visto algo falla en la imagen que deseo transmitir. ¡Ay de mí! Iba para anarcoliberal y me quedé en maripepera. En cuanto al resto de los invitados, ya les he contado quienes eran todos menos la diputada del PP, aunque no hace falta ser muy listo para colegir que se trataba de Carina Mejías. La cena no fue organizada por mí, sino por nuestros anfitriones, Leah y Jaime, los “judíos simpáticos”. En este ambiente con políticamente incorrecto no podía faltar una afiliación al PP para llevar la transgresión a su límite máximo, ¿no creen? Y luego se quejan algunos peperos de lo mal que los trato. Si hasta recluto militantes para ellos.

Afiliaciones aparte, la entrevista no tiene desperdicio. A la pregunta sobre el carácter paradójico que supone que una peruana se afilie al PP -qué poco sabe la entrevistadora sobre el comportamiento electoral de los inmigrantes latinoamericanos en España-, Melina responde que “cuando las cosas se ponen duras, las políticas de inmigración se vuelven color de hormiga esté quien esté en el gobierno y, bueno, aquí eres sudaca para todos, para los de izquierdas y para los de derechas”. Como muestra de lo poco solidarios que son los socialistas, un botón:

Mi papá quiere venir a visitarme y yo le he dicho que encantada le hago la carta de invitación. Resulta que conseguir la carta es un trámite de lo más engorroso, aunque ya sea española. Me pidieron el contrato de alquiler y, como está a nombre de Hernán (mi esposo), me piden que presente un documento donde él, o sea mi esposo, me autoriza a invitar a mi padre (su suegro) a nuestra casa. A mí me parece una aberración y se da en un gobierno Socialista.

Me parece inaudito que un ciudadano español tenga que pasar por algo así para recibir la visita de su padre. Es como si los españoles nacionalizados y sus familias estuvieran todos bajo sospecha. Increíble. Además, ¿dónde está la igualdad ante la ley? ¿Acaso Melina es menor de edad? ¿Por qué tiene que actuar tutelada por su marido? Bibiana, are you there?

A la tópica pregunta sobre lo que pensarían los amigos gays limeños de Melina sobre su compromiso político con el partido de Mariano Rajoy, Melina responde que “tengo varios amigos gays en Lima y conozco a muchos gays. A ellos les parece bien. Si vivieran aquí y pensaran en afiliarse a algún partido sería al PP, todo lo que sea obrero les da urticaria. A unas maricas frívolas no se les puede pedir otra cosa”. Y a las no frívolas también, darling.

Pero no crean que Melina es una conservadora al uso. Más bien lo contrario. Y si no lo creen, escuchen lo que dice a propósito de cierta organización que se dice tiene bastante poder dentro del PP y a la que pertenece su presidente en Barcelona:

El Opus Dei da grima, además yo no soy religiosa. Mi postura es más liberal. De conservadora me queda alguna cosa como el encontrar indecente el topless y el nudismo, pero nada más.

¿Qué le gustaría hacer a Melina en política?

Me gustaría llevar campañas electorales, escribir proyectos de ley para otros, hasta discursos. Me encantaría participar en la creación de la ley que regule las uniones de parejas gay, en Perú por supuesto.

No sé qué pensarán ustedes, pero a mí la incorporación de Melina Ramírez al PP me parece una excelente noticia para ese partido, sobre todo en Barcelona, donde más necesitados están de sangre fresca y un poquito de descaro. Le deseo lo mejor a Melina y espero que algún día tengamos la oportunidad de debatir sobre algunos asuntos, tanto aquellos en los que estamos de acuerdo como, y especialmente, los que no.

Un beso, guapa.

chuecadilly@yahoo.es


3 Respuestas a “Melina se hace pepera

  1. El talento de esta sujeta se mide por sus apasionantes inquietudes legislativas. Está claro que ha descubierto la piedra angular desechada en el corpus jurídico peruano. La prudencia y la caridad aconsejan decir de esta señorita… que parece simpática; el resto ella misma lo sugiere. Muy en consonancia con el PP.

  2. Mucha suerte y paciencia. Si realmente se quiere implicar en política, y mas concretamente en el PP, y mas concretamente en el PP de Cataluña le va a hacer falta muchísima paciencia.

    Jonn W.

  3. Mucha suerte!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s