Contra las subvenciones, condones


Thyssen

«Soy creyente y católica y voy a Misa. Pero hay que salvar a la juventud, no podemos cerrar los ojos». Con estas palabras defendió la baronesa Thyssen la decisión de su museo de poner a la venta paquetes de preservativos adornados con reproducciones de algunas de las obras que se exhibirán en la exposición Lágrimas de eros. Según la cronista de ABC Natividad Pulido, el acuerdo que Carmen Cervera pretende cerrar con Durex representa una publicidad “poco favorable” para la marca. Yo creo que es más bien lo contrario.

Algunos insinúan que la idea pueda haber partido de Henar Ortiz, tía de la princesa de Asturias, podría ser una falta de decoro. A mí me parece un ejemplo excelente de espíritu empresarial. Ojalá se le hubiese ocurrido antes. Ojalá los vendan siempre. Ojalá otros museos hiciesen lo mismo.

A pesar de que la venta de preservativos en España ha sufrido un ligerísimo descenso en los últimos años, en nuestro país se comercializan más de 120 millones de unidades al año, lo que equivale a cerca de cuatro por persona entre los 14 y los 65 años. En su casa cada uno hace lo que le da la gana (fumar, beber o comer hamburguesas, por ejemplo), y todos tenemos derecho a ganarnos la vida como queramos y podamos mientras no robemos a nadie, ¿no?

Además, ¿qué mejor forma de incentivar la autofinanciación de los museos que permitirles usar sus obras como reclamo para la venta de cualquier producto que les apetezca? El tabaco sería otro chollo. Las colas para la adquisición de cajetillas de pitillos Dalí, Rubens y El Veronés serían larguísimas, pero para esto habría que eliminar las advertencias de las autoridades sanitarias, o relegarlas a un segundo plano.

Felicito a Henar Ortiz y a la baronesa Thyssen y animo a todos los gestores culturales de España a seguir su ejemplo. Otros, esos que para algunas cosas son liberales y para otras más bolcheviques que Ceaucescu, se mesarán los cabellos. A mí, plin.

chuecadilly@yahoo.es

3 Respuestas a “Contra las subvenciones, condones

  1. «Soy creyente y católica y voy a Misa. Pero hay que salvar a la juventud, no podemos cerrar los ojos». La traiciona el subsconciente o como ponerse la venda antes de la herida. ¿A que viene citar sus convicciones? ¿Mala conciencia que trata de salvar con adulación popular? ¿Salvar a la juventud facilitando preservativos? ¿Y qué salva con esa acción?¿Almas o cuerpos? Esta señora solo cree en su cuenta corriente.

  2. Como estaremos tan acostumbrados al funcionamiento de las subvenciones en España que leyendo demasiado rápido había entendido el titulo al revés, “para subvenciones, condones”.

    En fin, me alegro de que no sea exactamente así, aunque solo sea esta vez.

    John W.

    • Bueno, algunas organizaciones LGTB se benefician de subvenciones indirectas a base de condones que luego vete a saber dónde acaban.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s