Socialismo pro-vida y aborto en el mundo


Aborto y vida

Dicen que la ley del Gobierno es la más permisiva de Europa, incluso del mundo. Mentira. Dicen que en ningún otro sitio las menores pueden abortar sin consentimiento paterno. Mentira. Dicen que la contracepción no está relacionada con el número de abortos. Mentira. Cuentan tantas mentiras que uno llega a dudar de las buenas intenciones de los líderes pro-vida. Al menos no mienten en una cosa, como quedó claro en el manifiesto leído ayer por las tres periodistas: creen que el aborto se soluciona con mucho dinero público en subvenciones, ayudas, privilegios fiscales, “políticas activas”, etc… En eso coinciden con la izquierda. Que papá Estado se encargue, o al menos parezca que lo hace, y ellos a dormir tranquilos. El único coherente fue Benigno Blanco, quien anunció batalla hasta que en España no se produzca un solo aborto y dijo que todos los asistentes a la mani se comprometían a socorrer y ayudar a cualquier embarazada con problemas que se encontrasen, algo que no figura en el manifiesto (con lo ocupadas que están ellas), toda una oda al Estado como demiurgo capaz de solucionar todos los problemas a base de gasto.

Preocupante la presencia del consejero Güemes. Una de las peticiones de los antiabortistas es que se limiten las pruebas prenatales. No explican cómo, si dificultando el acceso a ellas o negando a las embarazadas información sobre la evolución de su gestación. Un auténtico escándalo y algo intolerable para cualquier liberal, creo yo. Es uno de los peligros de la medicina socializada, que cualquier burócrata, por las razones que sean, decide sobre la vida y la muerte de los demás.

Un breve repaso a la legislación sobre el aborto legal en algunas naciones desarrolladas confirma que el Gobierno tiene razón cuando dice que la ley que propone no es más permisiva que las de los países “de nuestro entorno”, como dicen los cursis:

Estados Unidos: libre en cualquier momento. En algunos estados hay que esperar una semana de reflexión, o acudir a una sesión de asesoramiento previo donde se presentarán alternativas.

Australia: entre las primeras 14 a 20 semanas, dependiendo de la provincia del país, con causa en algunas provincias (como en España, se pueden alegar factores socioeconómicos) y sin causa en otros. En algunas partes del país se requiere la firma de dos médicos, en otras la embarazada debe asistir a una sesión informativa previa. En la provincia occidental las menores de 16 años deben informar a sus padres.

Japón: durante las primeras 21 semanas por varias causas, entre las cuales figura el riesgo para la salud mental de la madre. Se han reducido mucho en las últimas décadas, una tendencia que coincide con el aumento del uso de la contracepción.

Europa:

Austria: libre las primeras 12 semanas tras consulta (que no autorización) médica. Después en caso de serio peligro para la salud de la embarazada, feto con riesgo de malformación seria y embarazo de una menor de 14 años.

Bélgica: libre las primeras 12 semanas. La madre debe decir que se encuentra mal, física y mentalmente. Después se puede en caso de peligro para la madre o malformación con la firma de dos médicos.

República checa: libre las primeras 12 semanas con la autorización de un ginecólogo. Después, casi igual que en los casos anteriores. En la década de 1990 el número de abortos descendió dos tercios. Este cambio es paralelo a la introducción y uso de anticonceptivos y de la píldora del día después.

Dinamarca: libre las primeras 12 semanas. Después, lo mismo que en los casos anteriores.

Francia: libre las primeras 12 semanas. Igual que en Bélgica, la embarazada tiene que decir que se encuentra mal. Después, igual que en los casos anteriores con la firma de dos médicos. Las menores de 16 años pueden abortar sin consultar a sus padres, pero deben ir acompañadas de un adulto.

Alemania: libre las primeras 12 semanas. La embarazada es informada 3 días antes de que el feto tiene derecho a la vida. El Estado no paga los abortos.

Grecia: libre las primeras 12 semanas. Después, como en casos anteriores, aunque el riesgo para la vida de la madre no es una de las causas.

Hungría: libre las primeras 12 semanas. Antes debe hablar con una enfermera, quien le informará sobre las alternativas y le hablará de los métodos anticonceptivos.  Después es posible como en los casos anteriores.

Italia: libre las primeras 12 semanas con periodo de reflexión de una semana. Autorización paterna para menores de 18 años. Después posible para preservar la salud física o mental de la madre o si el feto tiene deficiencias.

Holanda: libre las primeras 13 semanas. Periodo de reflexión de 5 días. El plazo se amplía a 24 semanas si la embarazada se encuentra mal.

Portugal: primeras 12 semanas para salvar la vida de la madre o preservar su salud física o mental. Hasta las 16 en caso de violación y 24 si hay riesgo de que el feto nazca con malformación o enfermedad incurable. Tras el referéndum, el 60% de los que votaron liberalizaron el aborto  las primeras 10 semanas.

Suecia: libre las primeras 18 semanas. Entre las semanas 12 y 18, entrevista previa con trabajador social. Después de la semana 18, permiso del Estado.

Gran Bretaña: las primeras 24 semanas (6 meses) para salvar la vida de la madre y por razones de salud, económicas o sociales. Certificado de dos médicos.

7 Respuestas a “Socialismo pro-vida y aborto en el mundo

  1. es muy bueno esto si alguien va a abortar k lea esto primero… k stoy diciendo no m intresa esto pero si es verdad lo de las mujeres k no abortn es komo matar

  2. Alvaro Lodares

    Por fin leo algo sobre el aborto en los últimos tiempos sobre el aborto que comparto. Muy bueno. ¡ Enhorabuena!

  3. Gracias por esta información. Es asombroso que no se haga más publicidad de que el aborto no es un invento del PSOE: que es lo que parece escuchando al PP, que tiene por costumbre ampararse en un fantasmagórico derecho comparado a falta de algo que decir…

  4. “Nascituri”, qué bruto soy.

  5. Yo estoy por el aborto libre, pero sólo de aquellos “nasciturus” de los que se determine su más que probable homosexualidad en el futuro.

  6. Cada vez me reafirmo mas en mi opinión de que el aborto es un síntoma del fracaso de la sociedad. Las familias se van deshaciendo como un azucarillo en un café.

    Otra cosa es como afrontarlo, y cualquier medida, cara o barata, pública o privada, va a ser inútil obviando los conceptos de valores y educación. Y empezar por casa mentalizandonos que la parte fundamental del estado somos cada uno de nosotros.

    ¿Que flipo? Puede ser.

    John W.

  7. Muchacho, has perdido el juicio. Leyendo tu resumen sobre la legislación abortera en el mundo, efectivamente, el proyecto de Aído es el más permisivo, a excepción de Suecia e Inglaterra. Pero es que olvidas que esto es España, donde el aborto sigue siendo, a día de hoy, delito. Esto no es Estados Unidos que lo legalizó -con engañifa- en el 73 (dos derrotas el mismo año). ¿Y para que demonios quiere un Estado social -como España, si a ti no te gusta la consitución, intenta cambiarla, como hacemos los demás- sus impuestos si no es para fines loables como el de ayudar a evitar asesinatos. ¿Lo prefieres para pagar abortos?¿O para cirugía de pervertidos transexuales? En tontunas, goleas a J.M. Marco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s