De político a banquero


Espe y González

El 94% de los lectores de elmundo.es que han participado en la encuesta del periódico opinan que no está bien que un político pueda presidir una caja de ahorros. ¿Aunque sea un cachorro de Esperanza Aguirre? A pesar de eso, y si me apuran diría que precisamente por eso. No vale ir de liberal por la vida y al mismo tiempo poner al frente de uno de los mayores bancos del país a un señor cuyo único mérito para ocupar ese cargo es la fidelidad, sumisión y eterno agradecidimiento a un político.

La pugna entre Aguirre, Ruiz-Gallardón y Rajoy por el control de Cajamadrid rebasa con creces cualquier esperpento socialista, como aquel que colocó al ex vicepresidente del gobierno Narcís Serra al frente de Caixa de Catalunya. ¿Recuerdan lo que se dijo entonces? Ríos de tinta y horas de tertulia dedicadas a aquel abuso, a quella afrenta intolerable a la libertad, a quel acto de corrupción imperdonable. Incluso se llegó a hablar de privatizar las cajas de ahorros y suprimir la intervención del Estado en cualquier banco. Años después, aquel brío liberalizador y emancipador se ha convertido en una sospechosa ley del silencio en algunos medios de comunicación. El que se mueva, es decir, ose criticar a Esperanza Aguirre por poner a su peón político, un señor cuya valía política no cuestiono pero que carece de cualquier mérito o experiencia para dirigir un banco, en Cajamadrid, no sale en la foto. Como mucho, algún articulillo falsamente aséptico en el que, según el caso, algunos deslizan ataques contra el alcalde de Madrid y otros contra la presidenta del gobierno regional. Sin embargo, nadie entra en el fondo de la cuestión, como se hizo, y bien, cuando lo de Narcís Serra.

En los últimos días hemos sabido que Rajoy promueve la candidatura de Rodrigo Rato como alternativa a Ignacio González, el mal llamado candidato de consenso con los socialistas y los sindicatos, que ya han desmentido ese supuesto acuerdo con Aguirre, sorprendentemente elogiado en algunos sitios (o sea, que los sindicatos y el PCE son malos si pactan con ZP y buenos si lo hacen con Espe). Si va en serio, la opción de Rato me parece la mejor de las existentes. Es un hombre independiente que no le debe favores al gobierno de la Comunidad de Madrid ni al alcalde de la capital -eso es un bueno en un banquero, ¿o no?-. Tampoco es que le deba mucho a Mariano, y además es un buen gestor al que hasta la fecha no se le ha pillado con la mano en el bolsillo ajeno. Ignoro lo que pensará del aborto, el matrimonio entre homosexuales y la frecuencia con la que asistirá a misma, pero creo que esas cosas no son importantes a la hora de dirigir un banco no islámico -¿o sí?-.

Lo mejor para todos es que Esperanza Aguirre ceje en su empeño de convertir Madrid en un régimen como Andalucía, y si por alguna razón tiene que librarse de su vicepresidente dándole algún retiro de honor, que le busque otro chiringuito o tenga el valor necesario para decirle que hasta aquí hemos llegado. No quiero que Ignacio González sea el gestor de mi dinero. Me da asco y miedo. Si Aguirre se sale con la suya, no tendré más remedio que pasarme a otra institución con menos corrupción, definida por Alberto Gómez Corona como:

Una metástasis, transversal a los tejidos de las instituciones, que hace que grupos de jueces, policías y políticos trabajen consciente y racionalmente no para las funciones que tienen encomendadas sino para el crecimiento tumoral de intereses sectarios.

No encuentro descripción más certera de lo que pretende Esperanza Aguirre que el párrafo de Alberto. Seguro que lo escribió pensando en ella. A él y a otros les invito a que actúen en consencuencia. ¿Ignacio González presidente de Cajamadrid? Con mi dinero, no. Y si Espe tiene que pagar algún favor, que lo haga por su cuenta. Algunos ahorrillos tendrá, digo yo.

chuecadilly@yahoo.es

11 Respuestas a “De político a banquero

  1. Este problema es un claro ejemplo del principal de los males políticos que aquejan España. “El totalitarismo residual del franquismo”.

    Habría que cambiar el sistema de las Cajas de Ahorros, pero mientras que no se cambie y mientras que Narcís Serra siga en Caixa Catalunya, mientras que nos Hernandez-Moltó de turno estén haciendo todo lo que están haciendo y como lo están haciendo en las cajas controladas por la izquierda, creo que Ignacio González puede presidir perfectamente en Caja Madrid. Seguro que no lo hace tan mal como lo han hecho en CCM.

    Creo que hay que cambiar el sistema, pero mientras que no se cambie yo confío mas en Ignacio González que en cualquier cachorro de Chavez. ¿Es sectario? Puede ser, pero no verlo así, en mi opinión, es pasar de lo politicamente correcto a la ingenuidad.

    Por cosas como esta se nombró a Dezcallar jefe de los espías para que luego pasara lo que pasara.

    Jonn W.

    • No seré yo quien te quite razón, pero echo de menos alguna queja, algún “esto no debería ser así”. Algo que no sea “si lo hacen los nuetros está bien, si lo hacen los demás es que son unos sinvergüenzas”. No sé, un poquito de decencia o de defensa de los principios.

  2. Si las Cajas de Ahorro no fueran instrumentos políticos no habría este problema.
    En en el momento que dejaron de ser entidades sin ánimo de lucro y se politizaron han sido utilizadas por los distintos Gobiernos Autonómicos para financiarse y “ayudar” a sus amigos.

    • Ese es el problema. ¿Y quién las politizó? ¿Y quién no hizo nada para arreglar del desagisado cuando estuvo en el gobierno de la nación?

  3. No conozco la historia de Serra. Pero lo cierto es que las juntas directivas de todas las cajas están designadas por instituciones públicas. Y en esa pugna política, puedes intentar meter a gente que pueda hacerte sombra (¿Por qué Gallardón defiende que entre Rodrigo Rato?) o gente que te venga bien que esté.

    Sinceramente, puestos a tener que aceptar algo injusto como las cajas, al menos que satisfaga mis intereses.

    Enrique “Mariano Rajoy contigo estoy” Fonseca

    • Hijo, de verdad, antes de decir tonterías infórmate de lo de Serra, echa un vistazo a la legislación sobre Cajamadrid, que a lo mejor resulta que es diferente a las de otras… En fin, documentación, un poquito, antes de seguir diciendo tonterías, por favor, no sigas que me río, hombre.

  4. Alvaro Lodares

    Algunos dirán después de esto que vivimos en una economía de libremercado. ¡ De pena!

  5. Margol, las cajas NO son bancos. En todo caso podríamos decir que son bancos públicos. Y se usan como herramienta política.

    Esperanza no puede privatizar Caja Madrid pero, al menos, sí puede cumplir la ley y intentar que además la sirva para sus intereses.

    Si no, únete al grupito de peña que defiende a los talibanes por tener una banca tan liberal.

    Fonseca

    • Institutciones financieras, vale. ¿En qué ley pone que son herramientas de los gobiernos de las Comunidades Autónomas? Eso sí que es nuevo. No me digas que Esperanza no puede privatizar. Por supuesto que no, aunque muchos comentaristas en algunos medios sí hablaron de eso cuando lo de Narcís Serra. Hijo, cada vez que digo algo de tu partido saltas como movido por un resorte. Todavía no vives del PP ni eres miembro del consejo de administración o de la asamblea de ninguna caja, aunque no sé si será el caso de algún amigo tuyo. Pues ya sabes lo que pienso de su designación.

  6. “La pugna entre Aguirre, Ruiz-Gallardón y Rajoy por el control de Cajamadrid rebasa con creces cualquier esperpento socialista”

    Totalmente de acuerdo. Luego hablamos de Chávez y tenemos al enemigo en casa, en algunos aspectos.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s