Las verdades de Hernán Migoya (y los embustes de César Vidal)


Soy un pelele

Menudo regalo recibieron ayer los lectores de El Mundo y los oyentes de Catalunya Ràdio y del programa En casa de Herrero de Esradio. En unos pocos minutos se enteraron por fin de cómo funciona el asunto de las subvenciones al cine y las artimañas que utilizan algunos productores avispados para sacarle dinero a la administración recurriendo a todo tipo de fraudes.

Un año después de su presentación en Sitges Soy un pelele, una disparatada y divertidísima historia que narra las desventuras de un afamado director de cine cuya amnesia (incluso se le olvida que se gay) desata una desternillante trama de intereses espurios a su alrededor, se estrenó en unas pocas salas de España. En Madrid, en versión original, es decir, en castellano, y en Barcelona doblada al catalán. Y ahí reside la primera irregularidad: la Generalitat subvenciona con hasta 200.00 euros los filmes rodados en catalán. Según Migoya, los productores de su película esperaban sacar 150.000 por un producto que nunca tuvieron intención de estrenar.

Sin presupuesto ni calendario de rodaje y sometido a la presión continua de la productora, que pagó a Hernán 6.000 euros por la dirección y otros 6.000 por el guión (en realidad todavía le deben 3.000), Migoya pudo terminar Soy un pelele y presentarla en el festival con gran éxito de público. Después se inició una pugna entre el creador y la productora, que tras cobrar el dinero público dio por finalizado el proyecto, que quedaba a la espera de los derechos de emisión de TV3. Al final, estreno prácticamente clandestino por el que la productora podría haberse llevado otro pico debido al doblaje en catalán y suma y sigue para estos auténticos pillos.

¿Cuántos proyectos cinematográficos españoles terminan igual, sólo que no nos enteremos porque nadie tiene el valor de denunciar los hechos? Sin embargo, no parece que la valentía de Migoya, cuyo guión no recibió nunca un euro de subvención y que simplemente firmó un contrato con una empresa privada para hacer una película en castellano (los chanchullos, que el director desconocía porque él no vive del presupuesto ni depende de ninguna Comunidad Autónoma, sino de su trabajo como escritor y editor también en empresas privadas, son otra historia) le vaya a granjear nuevas amistades.

Ayer por la noche, César Vidal se hacía eco de la noticia en su programa de Esradio manipulando los hechos de una forma tan ruin y calumniosa que sólo puedo lamentar el grave estado de la salud mental del pastor evangélico y rogar a dios que se apiade de ese pecador que, haga lo que haga en este mundo, ya tiene un lugar de honor en el infierno, pues aunque a él no le guste la gula sigue figurando entre los siete pecados capitales. “Asesino” y “mafioso” fueron algunos de los términos que ese señor utilizó para ilustrar el relato de Migoya, todos referidos a él. Más le valdría buscarse un buen psiquiatra que le trate su bulimia -la grasa se la ha subido a la cabeza- o someterse a otra operación de reducción de estómago, ya que la primera ha sido un fracaso y debe de heberle afectado las neuronas. O simplemente podría haber escuchado a Hernán por la tarde en la misma emisora para enterarse de algo y no quedar como un auténtico botarate, o como un mentiroso.

La diferencia entre Vidal y Migoya es evidente. El primero tiene un programa de televisión en un canal cuyo concurso fue declarado nulo por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y su voz se escucha en algunos receptores de radio del país gracias a que la señal de su emisora interfiere de forma ilegal con la de otras. Vamos, que Vidal y los golfos de la productora de Soy un pelele son el mismo perro con distinto collar. En cambio, Migoya vive de su trabajo sin robarle lectores ni oyentes a nadie y no le debe nada a ningún político.

¿Por qué César Vidal optó por la calumnia y la mentira en vez de contar la verdad, o al menos resumir de forma fiel la historia de Hernán? Podría haber invitado a Hernán a su programa, o haber reproducido la entrevista que le hizo Luis Herrero, a quien debe despreciar profundamente, en vez de insultarlo y sumarse a las campañas de desprestigio y asesinato civil de las que Migoya ha sido víctima por parte de la izquierda bienpensante y sectores del independentismo catalán. ¿O es que él o alguno de sus jefes también cobran de la Generalitat, como los productores de Migoya?

En varias ocasiones, Vidal ha recomendado a sus oyente y admiradores (algún miembro de mi familia lo es, e incluso una vez le hizo un regalo) la lectura de La conjura de los necios para entender la actualidad. Yo también la recomiendo, porque si hay una persona que últimamente me recuerde a Vidal, el nuevo aliado de los cachorros de ERC y otros grupos en su tarea de estigmatización de la independencia cultural en Cataluña, es precisamente el personaje de la historia. Y si no les apetece leer, vayan al cine y disfruten riéndose a mandíbulo batiente con Soy un pelele, una obra hecha con mucho talento y que pese a alguna deficiencia técnica sin duda les hará pasar un buen rato.

César, te vas a condenar. Eres un cuatrero y un sinvergüenza. Tú sí que has montado una auténtica conjura de necios y de tunantes. Cómete un par de bollos y deja a la gente honrada en paz.

chuecadilly@yahoo.es

 

 

 

9 Respuestas a “Las verdades de Hernán Migoya (y los embustes de César Vidal)

  1. César Vidal es lamentable por facha y por ser un reconocido racista anticatalán.

    Pero tú le superas en todo, Luis Margol.

  2. chico, efectivamente César patinó tremendamente y de qué manera cuando llamaba ”cooperador eficiente en el timo” al valiente Migoya al final de su tertulia, e igualmente era no tremendo sino tremendista lo que dijo en la sección de cultura, que la denuncia de Migoya publicada por El Mundo era ”como las confesiones de un asesino o yo me dediqué a asaltar bancos”, cargando contra el director…, está claro que hablaba de oídas sin haberlo leído, lo que es lamentable en un locutor, y no estaría nada mal que Herrero o el propio Migoya le pidieran una rectificación, pero bueno…
    vale, tú eliges el tono de tu blog, pero me parece de muy mal rollo y desagradable lo de cebarte, nunca mejor dicho, con el físico o el apetito de nadie…, haces justo lo mismo que le criticaste a CV a cuento de unos comentarios suyos sobre la Schlichting, ¿tanto te costaría evitar ataques personales tan furibundos?, no sé, aunque solo fuera por guardar las formas…
    lo mismo te pasa cuando criticas a José María Marco, lo que me duele especialmente, que me jode, vamos, por habértelo presentado en aquella manifestación… (ah, y que si aún no le has devuelto un material que no era suyo y que te prestó para tu libro, pues eso, plis, que des señales de vida, que él también lo tendrá que devolver algún día…)
    en fin, que eres muy libre de criticar a quien te pete, pero, chico, de verdad que no entiendo este rabioso empeño tuyo por hacer amigos…, te prefiero como analista, que sigues estando muy bien, que como comentarista, que sueles cargar a troche y moche dando coces descontroladas a mi parecer… saludos a MD y a L

    • Nunca me había metido con alguien por su físico. Al contrario, siempre me gusta elogiar a la gente guapa, porque es un regalo para la vista. Pero dado que César Vidal usa a diario los supuestos defectos físicos de los demás para atacarlos, me planteé experimentar con su técnica. El resultado es bastante desagradable, tiene razón. Ojalá algún día Vidal respetase las formas, para variar. Sobre Marco, yo no tengo ninguna deuda con él. No sé a qué material te refieres, pero las cosas que me prestó se las devolví, y las que le dejé a él también. Simplemente me indigna su hipocresía y las medias verdades que cuenta en su libro sobre la derecha americana, cargado de insultos bastante rabiosos, como los que reproduje en el blog. Si eso no casa con la imagen que a él le gusta proyectar, el problema es suyo, no mío.

  3. Vidal Corcho

    Desde luego, pone usted “a caldo” a Cesar Vidal y a la empresa de la cual es presentador y accionista. Al igual que es de LibertadDigital, periodico digital, en el cual usted escribía en su sección Fin de Semana (del cual yo era un asiduo lector). No se el motivo por el cual han dejado de colaborar, pero este ataque a Vidal y su empresa, suena a rencor.

    No malinterprete mi humilde opinión.

    Un saludo.

  4. Definitivamente, Cesar Vidal es el Ignatius Relly de las ondas, en un plano físico y ontológico.
    Sólo el personaje del libro y el evangelista paranoico pueden ser capaces de titular “El camino hacia la cultura. Lo que hay que leer, ver y escuchar” a un tocho de tópicos relamidos.

    Por cierto, ¿Se llego a estrenar “Soy un pelele” en dvd? Tengo curiosidad, no soy precisamente un fan de los libros de Hernán Migoya pero sí de algunos de sus guiones para cómics.

  5. Ya sé que ni es el tema ni, probablemente, sea el lugar, pero esperaba como agua de mayo el suplemento fin de semana en LD para leerme los sábados por la mañana los artículos de Pablo Molina y Luis Margol ¿que pasó?

    Un admirador

  6. Hablando de cine y de mentiras. ¿Cuándo pondrás a caer de un burro a Amenábar por las mentiras burdas -y eficaces- de su última película? Huy, perdona. Olvidaba que Amenábar no es del cículo de Libertad Digital, y por tanto no toca, pero es que te veo tan sensible con la mentira ultimamente, ves tantos farsantes que pensé, inocente de mí, que arremetías contra todos los embusteros. Bueno, te animo a que no gastes munición en salvas con Sergi López -como tantos actores españoles siempre se interpreta a sí mismo- y te vacíes con el acomplejado de Amenábar, un hombre atormentado por su conciencia.

  7. Lo de Vidal ya llega a niveles repugnantes. Y sin dobleces.

  8. Y yo me pregunto que tendrá que ver Cesar Vidal y lo que le sucedió a Migoya con la izquierda catalana y los independentistas catalanes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s