Pongamos que no hablo de Bardem…


… ni de su besito de hipopótamo con Josh Broslin, un espectáculo bastante poco edificante y muy poco estético, la verdad. No sé adónde querrían ir a parar con ello. ¿Reivindicar la igualdad legal de los gays o cachondearse de Gadafi, cuyos ósculos con Arafat y los líderes soviéticos tanto animaban las delicias de mis almuerzos familiares en los años 80? Recuerdo que mientras los niños mirábamos con una mezcla de alborozo y estupefacción la pantalla de la televisión mientras los mayores despotricaban contra la URSS, los terroristas de la OLP y el amigo de ETA. Tal vez la censura no fue homofobia, sino un intento de evitar las acusaciones de islamofobia en el llamado “mundo árabe”. La ceremonia de los Oscar la ve gente de todo el mundo, y uno tiene que adaptarse a las disintas culturas, ¿no?

En todo caso, el besito me pareció bastante forzado, 0% de autenticidad. Que dos señores hetererros monten un numerito al estilo La jaula de las locas for no reason no me parece censurable, pero sí criticable. En definitiva, una horterada aún mayor que las chaquetas de horchatero que lucían los galanes.

Lo que sí me parece serio y desde luego homófobo es otro hecho que por alguna razón apenas se ha comentado en España. En el momento culminante de la noche, Ian Canning, productor de El discurso del rey,  dio las gracias a sus padres y “a mi novio Ben”. Según me cuentan los que vieron la ceremonia en directo por la televisión, en algunos canales o territorios de los EE.UU. la mención al novio fue censurada por un pitido. ¿Por qué? ¿Acaso algún realizador se excitó tanto al imaginarse a Canning con su novio que consideró aquello una obscenidad? En todo caso, el problema es suyo, y lamentablemente también de su esposa, una pobre engañada, no de Canning. Por cierto, ¿alguien ha propuesto un boicot a la cadena ABC o a Disney, empresa propietaria de la primera? Creo que no.

O sea, ¿que eso de la homosexualidad es más que sexo? ¿Que entre ellos usan palabras como boyfriend? De ninguna manera. Además de pervertidos, ¿vendidos a las instituciones sociales burguesas? Por encima de mi cadáver. En estos tiempos en los que ya hemos visto y oído de todo, a veces la normalidad es el arma más transgresora, y desde luego revolucionaria. Una época en la que esto (TC 03.05)

es mucho más provocador que esto (boring?!):

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s