Mejillonada liberal en Barna


Esta noche me voy a comer mejillones con Albert, Jorge, Humberto y otros a quienes creo que no conozco. Después de la cena liberal iré a la fiesta Dick’s Party para convertir mi penúltima noche barcelonesa del mes en un mini Freedom Fest particular, pero a la catalana. No sé si, al igual que en eventos parecidos en Madrid, me llevaré a alguno conmigo a la discoteca. Casi prefiero que no, porque como estos se toman la libertad muy en serio terminan bailando sobre algún pódium, y en el caso de alguna, enrollándose con el striper (creo que en este bar hay gays heterófobos, algunos me miran mal) y luego yo tengo que dar explicaciones. ¿Quién digo transgresión? Ahí os quiero ver.

Será el broche casi final a unos días maravillosos en Barcelona gracias a los de siempre: Rafa, cuya generosidad sigue siendo inmensa y su hospitalidad inmejorable. Eso de hacer tiempo para que uno pueda usar una casa ajena más a gusto es simplemente invaluable; Leah, que me llevó al cole de su hija para participar en el banquete romano de los niños y que, como va siendo tradicional, me invitó a comer en su casa algunas de las delicias que cocina (esta vez me voy a perder su Sabbath, pero ya habrá otras ocasiones, si antes no se hartan de mí); Joan y Vanessa, Sing Star, que el domingo me llevaron a Gerona; y Jordi, que siempre saca tiempo para tomarse algo contigo y que te organiza una genda social estupenda en un periquete (espero que nunca te escindas de ti mismo, al loro). Y por supuesto todos los demás a los que no he podido ver en este viaje y que siempre me han hecho sentir como en mi casa y a los que debo comidas, copas etc… y esta vez también a los ojos verdes, créanme, como la albahaca (estrellas são olhos na escuridão literal), ya se sabe, when you least expected… Y hasta aquí puedo, y debo, leer, y no esperen más.

Mañana, fin de fiesta con Víctor, Begoña y Sebastian, que vivieron aquí y con los que iré a comer una calzotada, algo que tengo que por alguna razón tengo muy idealizado, aunque las sonrisas traviesas con los que algunos reciben la noticia me hace temer lo peor. Me llevaré un par de trapos por si las moscas y el carbón.

En fin, que el domingo regreso a Madrid, aunque si por mí fuera me quedaba aquí más tiempo. Pero de eso siempre habrá, y además sensaciones a las que casi me había desacostumbrado, y que parece ser que tenía que recuperar justo aquí. ¿Qué le voy a hacer? Gentil sembiante… (más cursi y no nazco, ya lo sé).

Casi se me olvida: gracias a Félix por invitarme al concierto de Kylie, también en Barcelona, y felicidades a Denise y José Antonio, quienes el sábado 12 de marzo contrajeron matrimonio en Zaragoza. Como ven, en este viaje ha habido de todo.

3 Respuestas a “Mejillonada liberal en Barna

  1. ¡¿”Casi se me olvida…”?! ¡¡Ozú!! Qué poca impresión debe de haberte hecho la Señorita Minogue… ¿o fué la barra libre y tu apuesto vecino de asiento que te nublaron la memoria?😛

  2. Cuando llegabas de Barcelona estabas mucho más tranquilo, pero entonces era Sitges. Soy el gallego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s